Comprar ahora

novedades

¿Qué hacer cuando tu crush no te hace caso?

Estás en el comedor de la universidad, la oficina – o dónde comas – y escuchas a alguien decir: “por ahí viene tu crush, actúa con normalidad” … Y tú, en tu afán por parecer una persona atractiva a sus ojos, te tiras la sopa por encima o te vuelves invisible. No hay término medio… ¿o sí?

Te prometemos que es posible encontrar el término medio, la medida justa de atención para que la persona que te gusta se fije en ti. Existen muchas cosas que puedes hacer para llamarle la atención de la forma adecuada y, por supuesto, te las vamos a contar.

Conoce su círculo de amistades. Porque ya sabes lo que dicen: “los amigos de mis amigos son mis amigos”. Si del amor al odio hay un paso, de la amistad al amor hay medio. Y además de ser una forma de acercarte a él/ella, si le caes bien a su entorno, le hablarán bien de ti y conseguirás una buena reputación.

Descubre sus aficiones y saca partido de las que tengáis en común. Pero es muy importante que no fuerces. Al final todo se acaba sabiendo y fingir tener gustos en común es arriesgado si no es cierto. Por ejemplo, no digas que tu comida favorita es la hamburguesa si eres vegetarian@ solo porque a tu crush le encanta.

Siguiendo un poco en esta línea, es también importante que no te den miedo las diferencias. No sabemos si es del todo cierto eso de que los opuestos se atraen, pero lo que es seguro es que ser exactamente iguales tampoco es lo ideal. ¿Tus manías al cuadrado? No, gracias.

Presta atención a tu lenguaje corporal y a lo que transmite. La comunicación no verbal es muy importante, tanto si ya habéis llegado a hablar como si no. Muéstrate segur@ de ti mism@: lleva la cabeza alta, camina bien erguid@, sonríe, etc. En definitiva, ten actitud. Nada es más atractivo que una persona que transmite seguridad.  

Háblale. Qué locura esto de hablar, ¿no? Pues oye, parece que es lo que mejor ha funcionado siempre. Como primeros pasos, está muy bien eso de colgar fotos con los mejores filtros de Snapchat, interactuar en Instagram e incluso llegar a intercambiar algún DM. Pero al final lo importante es que habléis cara a cara y os miréis a los ojos para ver si realmente saltan chispas.

Durante el acercamiento es también muy importante tener en cuenta todos los sentidos y, por supuesto, querrás oler de maravilla. No dudes en elegir una fragancia que transmita lo que te apetezca en ese momento: misterio, seducción, frescura, fiesta, etc.

Intenta controlar los nervios. Sabemos que no siempre es fácil, pero no puedes dejar que los nervios se coman tu personalidad y te hagan hacer cosas como lo de tirarte la sopa por encima o cubrirte con la capa de la invisibilidad. Ten siempre en mente que tu crush es una persona normal y corriente como tú, con sus inseguridades y sus problemas, y eso te ayudará a gestionar ese manojo de nervios. 

No exageres. Por ejemplo, no le rías todas las gracias porque seguro que tan, tan gracios@ no es. Tampoco cambies media vida por él/ella. Es decir, no dejes de hacer nada que te guste ni hagas nada que no quieras sólo para resultarle más interesante, porque te sentirás incómod@ y se notará.

Dicho todo esto, recuerda que, a pesar de hacer estas cosas que te pueden echar una mano en un momento determinado, nunca debes dejar de ser tu mism@. Porque, ¿qué sentido tiene que le guste una versión de ti que no es la real? Si te ríes fuerte, que lo oiga; si te gusta vestirte de forma extravagante, no dejes de hacerlo. Y así con todo. Porque si a tu crush no le gusta, a otros les encantará 😉